lunes, 2 de marzo de 2009

Suspendida en la línea de la vida de tus manos.
No soy funambulista.

1 comentario:

Caponata dijo...

Siento hasta pudor leyendo esto.