domingo, 19 de agosto de 2012

viernes, 17 de agosto de 2012

Las olimpiadas no han terminado


El miércoles 29 de agosto a las 22h participaré en el la primera competición de Poetry Slam Olímpico.
En el Teatro Alfil a las 22h.


Es interesante este artículo que ponen de El Cultural  sobre la historia de la poesía como disciplina olímpica:


jueves, 19 de julio de 2012

Ahora avanza

Cuando tu sangre te contamine
déjala salir, 
llénate de aire.  

Cuando tu cabeza esté llena de ti
abre un hueco entre los tímpanos
y no la escuches. 
Escribe. 

Cuando tus huesos no te sostengan
rómpelos 
sé músculo, cartílago, 
articula un cuerpo ligero y llévalo lejos. 

Cuando pidas ayuda
escóndete, 
desvía todos los caminos
y pon la primera piedra. 

Si tienes sed
vacía un río,
riega con él tu desierto,
vuélvelo mar 
o lago. 
Atraviésalo, 
encuentra el horizonte.  

Mira ese lugar, 
la línea no es un límite, 
hay otra detrás, 
y otra, y otra. 
El horizonte avanza cuando tú avanzas. 

miércoles, 18 de julio de 2012

La poesía nos ha inventado a nosotros

Donde empieza el dolor no es un órgano.
Lo crean las palabras. 

El grito surge en la cabeza. 
El corazón lo impulsa , 
el temblor lo propaga. 
El grito precede al cuerpo. 

Será tan solo una imagen, el dolor. 

La poesía nos ha inventado.
Ha creado unos ojos que refieren a mirada
un cuerpo que da sentido a cuerpo,
y al hombre para significar hombre. 

Lo real empieza en la palabra. 
Un poema  traducido al grito, a la angustia, a la tristeza, 
su lectura hará la espera, 
la soledad
llenándose del tiempo que las nombra.  

Los poemas harán el sueño y el insomnio,
llenarán los cuerpos de lo abstracto, la verdad y la mentira. 

Mientras, yo, 
que existo para dar sentido a las palabras, 
que soy solo una imagen de lo arbitrario de su signo
entiendo hoy que ellas fueron antes
y declaro que la poesía ocurre
e inventa a los poetas. 

martes, 17 de julio de 2012

Lenguaje moderno

"Sus poemas han sido traducidos al griego y al lenguaje moderno"
 (Diario La gaceta, 14 de junio 2012). ¿Qué será eso del lenguaje moderno?

lunes, 16 de julio de 2012

...

La poesía nos ha inventado a nosotros. 

miércoles, 4 de julio de 2012

El barco

¿Quién se hace cargo de mi soledad cuando me abandono,
cuando el daño es de espejo?

La boca cerrada es la que más habla,
el silencio en lo importante.

Los errores como huesos frágiles
que quiebran lo que mi ausencia rompe.

Qué hacer con el barco cuando saltas
y el agua no lo entiende.

viernes, 29 de junio de 2012

Salamanca, Facyl 13 de junio 2012

El grafito tiene exactamente los mismos átomos que el diamante.
Por eso escribo a lápiz.


jueves, 28 de junio de 2012

Es (traducción y lectura en griego moderno)



Η βεβαιότητα είναι η κλωστή δαχτύλων σου. 
Η βεβαιότητα είναι η κρεμαστή γέφυρα στην ματιά σου σε μένα.
Η βεβαιότητα είναι ο γοφός σου, στό και δομή κτιρίου. 
Η βεβαιότητα είναι η λέξη, το χιόυμορ και η αλήθεια.
Η βεβαιότητα είναι το βήμα που μπερδεύει τα ρολόγια. 
Η βεβαιότητα είναι η ποίηση, ιπτάμενο όργανο του ανείπωτου.
Η βεβαιότητα είναι το σήμερα, το μετά, και όλες οι αντωνυμίες. 
Η βεβαιότητα, η βεβαιότητα, φρούτα, καύση, έρωτας και δάσος.
όπου χανόμαστε και τρώμε το ψωμί στο πήγαινε 
και τη θάλασσα στο έλα. 


La certeza es el hilo de tus dedos. 
La certeza es el puente mecedora en tu mirarme. 
La certeza es tu cadera, hueso y estructura de edificio. 
La certeza es la palabra, el humor y la verdad.
La certeza es el paso que confunde los relojes. 
La certeza es la poesía, instrumento volador de lo inefable. 
La certeza es el hoy, el después, y todos los pronombres. 
La certeza, la certeza, fruta, ardor, amor y bosque;
donde nos perdemos y comemos el pan de ida 
y el mar de vuelta. 

"La poesía tiene que ser un ángel, no tiene sexo" (Tulia Guisado)


Que caiga el ángel
y los poetas abandonen los cánticos de espejo,
Que quede libre la palabra
y descienda de su adorno.

Que sea serpiente tentadora
y contenga el miedo de los hombres,
se alimente de la herida
y deje al poeta vacío, limpio,
cubierto de tinta.

La poesía debe ser un ángel expulsado,
una caída desde un azul intenso,
porque la belleza nos debilita.

La poesía tiene que caer,
romperse al ala y el orgullo,
enfrentarse al monstruo
y no poder volver a acercarse
a Dios o su madre,
porque ya no hay verdades ni profetas.

Y si eres mujer y los niños no te nacen,
no es por amor, es por angustia.

Y si eres hombre y te faltan las palabras,
déjate caer.

Elige un objeto innecesario y rómpelo.

Recuerda el contacto con el suelo,
recupera la culpa y el silencio,
descompón el síntoma.

La enfermedad es una suma de miedos.

Decide sobrevivir
o elige la muerte para entender.

lunes, 25 de junio de 2012

La cadena del habla

¿Quién se hace cargo de mi soledad cuando me abandono,
cuándo el daño es de espejo?

La boca cerrada es la que más habla,
el silencio en lo importante.

Los errores como huesos frágiles
que quiebran lo que mi ausencia rompe.

Qué hacer con el barco cuando saltas
y el agua no lo entiende. 

domingo, 3 de junio de 2012

Un gesto aleatorio

Lo has visto en los libros. 
La muerte existe. 

La falta de alegría cuando hay vida tras sus pestañas. 
La idea de peligro. 

La muerte mira la vergüenza de los supervivientes
que reparten el sol y el alimento. 

La muerte rompe los abrazos, 
los náufragos desaparecen sin despedirse. 

La muerte parará un día tus preguntas
y el dolor continuo de huesos y carne.

Abandonará los círculos de tu árbol,
el ruido de lo humano, 
y arrancará a los cuerpos la palabra. 
El silencio será un susurro 
pidiendo más tiempo. 

Dejará un recuerdo de belleza
atado en carrozas de flores, 
como un dolor expuesto, sin resolver, 
un dolor de fuego, de grito, de cansancio. 

La muerte quemará un día las yemas de tus dedos, 
y no serás distinto de otro
cuando al caer, 
tu último diente te vuelva anónimo, 
terrestre. 

Solo hay un puente  entre el hombre y su cuerpo muerto, 
cruzarlo es un gesto aleatorio. 

viernes, 1 de junio de 2012

Spoken Word: Accidente doméstico y sus secuelas.




Ven a verme:  13 de junio- Salamanca. Patio de las Conchas. 22h. Festival de Artes Escénicas.



La poeta vive dentro del tiempo.
La conciencia del paso del tiempo surge de momentos que marcan hitos en su curso. Estos hitos internos o externos son percibidos por ella como accidentes; accidentes domésticos, ya que suceden en su casa, que es su cuerpo, al que su mente observa disociada y con asombro. De esos accidentes surge la poesía como cicatriz que cauteriza las heridas del tiempo. Los poemas son las secuelas.

El recital muestra el proceso creativo. Al ser éste un continuo en la vida de la poeta, no se puede considerar que tenga un principio ni un fin. Es cíclico.
Comienza en un momento determinado del ciclo. Termina cuando el espectador percibe que se repite, del mismo modo que puede percibir los años por la repetición de las estaciones sin que ninguna sea el inicio ni el final sino la consecuencia y la causa de otras que la preceden y siguen.


miércoles, 30 de mayo de 2012

La huída

El frío ha llegado a los muros.
El hielo avanza.
Me preocupa.

Lo humano que hay en mí me desaloja
y queda el calabozo al descubierto.
Donde el castigo,
donde mi alma
encontró la culpa reconfortante.

Lo han contado mis heridas
al escapar.
Han hablado de las ramas que apartaron
en la carrera por los bosques circundantes.

Dicen que hay más árboles en mi cráneo
que en la cárcel que dejo dentro. 

domingo, 13 de mayo de 2012

Ser hormiga hoy

¿Se comen las hormigas a sus hermanas muertas?
¿Les llevará la evolución a inventar pistolas para empezarlo?
¿Usarán la poesía para narrar  hazañas épicas?

O seguirán en fila como nosotros,
acatando su lugar
aparentemente  detrás, 
aparentemente delante,
en  un afán de búsqueda del mismo alimento. 

Mover una migaja como un sofá 
y mudarse una y otra vez 
por miedo al exterminio. 

Ser hormiga hoy.
Levantarse,
romper el trayecto, 
encontrar el pie que pisa 
y morderlo tantas veces
que el dolor lo paralice. 

O quedarse. 
Seguir en la línea, 
habitar el agujero. 

lunes, 7 de mayo de 2012

Calendario por semanas

La mujer de este domingo
retira las hojas de un calendario por semanas. 

Mientras, 
ha pensado que las bolsas de agua caliente 
pueden ser como los hombres. 

Ha encontrado cucarachas rápidas 
en dos o tres rincones. 
Y dos días después
ha escrito algo impreciso sobre el tema.

Esta mujer piensa 
en los cromosomas y los vestidos. 
Piensa en el sexo de los hijos de otras mujeres 
que sí tienen dinero para criarlos. 

Planea viajes para no aprender a quedarse. 

Está tan cuerda como la sociedad le permite. 
Y cierra los ojos con más inquietud que sueño. 

Se abriga por las noches, 
despierta por el día, 
y espanta los discursos que llenan de ruido las calles. 

Sola ante la búsqueda. 
Espera que dure el pan, el sol, 
que nada se pudra. 

Hay comida en su nevera, 
y basura bajo su grifo, 
como en todas partes.
Aquí
donde vivir parece fácil. 

miércoles, 4 de abril de 2012

Inventar la rueda

Hay que comer.

Comerse el aire comprimido,
comerse el cuerpo
sin parar en soledades.

Comerse un niño.

Volver a entender cómo funcionan los dientes,
inventar la rueda,
tirarnos por barrancos,
que se nos pegue la hierba.

Volver a entender cómo funcionan los estómagos,
fijar el precio a la salida,
que las noticias y la sangre nos sorprendan.

Recordar cómo digiere el alma
tanto dolor mordido.

Las lágrimas tienen muchos tamaños
y no hay tanta sequía en los desiertos,
la tierra no dibuja grietas,
el calor no nos pudre las heridas.

Aún podemos mojar la historia.

martes, 3 de abril de 2012

El impacto del suelo

Allí
donde se acaba el contador de las baterías
donde las pilas contaminan bosques
donde los bosques
golpean ventanas y dejan caer pájaros.

Allí
se guarda
la rabia de los hombres.

Y mientras,
los sofás repletos,
los bares repletos,
las tiendas repletas,
de existencias dobladas y apiladas.

Los tejidos pueden ser distintos
los telares haber desaparecido.
- nos tejen agujas desconocidas
y no creemos a los bancos y a sus iglesias -.

Pero el hombre,
único,
fornido en su ostentación de inteligencia
frente a otros animales,
se acomoda y pierde lo salvaje.

Se acomoda y pierde
el ángulo para observar el mundo.

Solo los que no son niños
están mirando crecer las piedras y las plantas.

jueves, 29 de marzo de 2012

A salvo


Me da miedo el feminismo y las mujeres,
Las mujeres que se caen bien,
Las gordas por impulso,
Las delgadas por mirada,
Las que se quedan solas
Y no saben.

Me da miedo el ecologismo y la sequía,
La lluvia y los grifos abiertos,
Las familias que comparten el cepillo,
Y los cuernos
Limados de los toros.

Me dan miedo las  casas y los semáforos ,
Los embargos,
Sin embargos,
Las mentiras,
Y las llaves de las puertas.

Me da miedo acarrear un pasaporte,
los suicidios de soldado
tras perder todas las piernas,
Los colores de los mapas,
El color de los desiertos,
Las estatuas con pintura aún en los dedos.


Me da miedo el hambre
A platos llenos,
La basura y el aceite,
El porque sí, lo quieto,
Lo obligado
Me da miedo.

La protesta silenciosa,
Los dedos cruzados bajo la mesa,
Los niños que comen solos,
Los profesores,  la crítica,
El éxito y la astucia.

Las escaleras, lo sucio,
La cuerda en equilibrio,
El agujero en la red
Que arriba y abajo existan,
Y caernos.

Creer en algo;
El retroceso de mis dientes,
El amor,
Necesitar no morder,
El tiempo y la urgencia,
El insomnio y los ruidos.

Me da miedo mi cuerpo,  su prisa y la falta de sol bajo las pieles.

Me da miedo ser yo,
El exceso y el defecto,
Las heridas,
La muerte y quedarme.

La costumbre,
Lo supuesto y predictivo,
Los cristales y las cárceles.

Soy tan buena en tener miedo
Que no temo al peligro.

martes, 20 de marzo de 2012

Anatomía de los pozos


Ahora que mi cabeza empieza a descolocar las frases
esto no es más que un ejercicio. 

El brazo dolerá
por la tensión
cada vez que escriba. 

Y estaré condenada al silencio,
a mi juicio prematuro y anticipatorio,
a sostener una mesa coja,
apagar todos los ruidos,
bajar persianas,
y tener los ojos abiertos por dentro. 

Aprender anatomía,
nociones de mecánica de un cuerpo
no más huesudo o irrigado que cualquier otro. 

Buscar el sitio,
la cadena suelta que impide sacar agua de mis pozos. 

Encontrar el sitio,
donde empiezan a fallarme la intención y el pensamiento.

domingo, 11 de marzo de 2012

Desprecio a todos los poetas que no son yo.

Desprecio a todos los poetas que no son yo.
El pensamiento accesorio en blanco y negro,
y la poesía repleta de motivo.

Yo, que manejo bolígrafos como pistolas de duelo americano
y provoco explosiones de metáfora cromática.
Os desprecio.

Malformados que miráis al frente,
a los ojos del amor y de los niños
y no tenéis mi hermoso  cuello de jirafa reversible,
y no tenéis el pestañeo de las águilas.

Vosotros que empuñáis cerveza con ansia fálica,
sin la prestancia de un  chaleco de verano.
Poetas de los bares, poetas sin rima, sin isbn, sin reseña,
condenados al olvido de vuestra modernidad inmediata.

Os desprecio.

sábado, 11 de febrero de 2012

Migraciones

"Aquí se acaba la migración de los pájaros, nuestra migración, 
la migración de las palabras". (Mahmud Darwish)

Que si volara yo
no sería más pájaro que otros
moviendo mares migradores
en olas de amor adormecido.

Que si me amaras, yo
recogería cada hueco de tus pozos
para llover la tierra
asomada a tu ventana

Si tú me hablaras
sabría entender todas las lenguas
en su silencio.

Gritaría al primer haz de luz de la mañana.

Podría ocurrir
que tú me miraras entonces,
me mordieras entonces,
apartaras la piel
para llegar a mí
y encontrarte.

martes, 31 de enero de 2012

Así funciona

Hay un cuaderno sin pauta dentro de mi boca. 

jueves, 26 de enero de 2012

La grieta


He llegado hasta aquí. 
Con el temor del parto de una madre
abierto el vientre y vuelto a grapar.
Con el ansia de apellido de la línea paterna
y sabiendo que no soy hombre. 

He crecido hasta aquí. 
Con las mentiras y las putas de mi abuelo.
Con las esperas de su esposa
barriendo el hospital   
para pagar la cama en la que reventaban 
las quemaduras de su hija quemada. 

He vivido hasta aquí. 
La hipocondria de otras cuantas madres, 
el exceso de leche artificial 
y el amor, a su suerte, el amor a su suerte. 

He llegado. 
Tras los hijos malogrados que escondió mi madre, 
la gemela que nació cinco años tarde. 
Tras las horas de trabajo y ambición
en dos negocios y dos cárceles. 
Los paseos con extraños 
amorosos mercenarios de mi mano; 
y todo lo que no supe explicar
con una boca repleta de palabras. 

He llegado. 
Contenida en un cuerpo que reacciona como un río 
ajeno a un cauce.
Los hombres apuntalándome creyéndome edificio. 
Y yo soy la grieta. 
Soy la grieta con el puente de madera y cuerdas,
la que da la mano al último suicida.
Condenada a entender el secreto del hielo 
y a trasladar el peso de otros donde no pueda ser visto. 

Aparentemente cuerda,
me esfuerzo en no matar. 
He aprendido a manejar los cubiertos de ensalada, 
a contar los dientes mientras escondo los cuchillos 
y las madres parten carne con tijeras. 

He llegado aquí.
Y hoy busco un paso que no contenga huellas. 

martes, 24 de enero de 2012

Las yemas

Foto: Saioa González


Has tocado el hueco agrio entre tus piernas. 
Lo prohibido. 
Amanece y rezas. 
Tú, mujer cobarde
enseñas la bondad, a los niños la bondad. 
El miedo a ser mujer en esta época. 
El miedo a soltar la cuerda, 
que lluevan  ángeles para aplastar tu penitencia. 
Poemas a los hombres que no te amarán nunca. 
Poemas a los dioses que inventamos. 
No hay placer bajo tus sábanas. 
Esperas la vejez para ser madre de todas tus hermanas. 
Romperás los hierros  que te clausuran
por un instante. 
Un temblor, 
y tu aire fuera de la cárcel.
Solo culpa. 
Te miran las imágenes de tus silencios. 
Llueven ángeles.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

...

¿Qué haces?
Estoy tragando dolor. Es como una cuchara atravesada. 

lunes, 12 de diciembre de 2011

La fecha de los yogures

Empezó con la muerte de un solo diente,
evitando así que el cuerpo mordiera
y con ello la defensa de la atmósfera.

Después se volvieron grises sus cabellos,
surcaron su rostro caminos escarpados
que se mezclaron sin encontrarse.

Y cada mes moría un hijo de su sangre,
sin nombre, sin rostro.

Os cosieron las cicatrices de caídas infantiles
dejando un intenso dolor de aguja.
Una vida necrosándose sobre vuestras espaldas,
la desaparición que nos enfrenta a diario frente al espejo.

No os miréis.
No escuchéis el cambio de frecuencia de vuestras voces,
la grasa colonizando la cintura,
el bosque propagarse en la nariz
debilitando el paso a los pulmones.

No os miréis.
Que os sorprenda la muerte
creyendo ser un niño. 

domingo, 11 de diciembre de 2011

La letra pequeña de todos los contratos

Nunca descanso.
Pienso antes de dormir, 
al despertarme, 
cuando no quiero pensar.

Sostengo el cuello rígido, 
y un paso a nivel
en las arrugas de la frente.
Llego a un cuerpo agrio, 
que creció y envejecerá rápido. 

Lleva un jersey de venas quietas,
un disfraz de invierno, 
sobre un volcán de lana de roca. 
A veces crisálida, 
a veces mariposa
que no levanta el vuelo 
porque alguien apretó ahí, 
y cayó todo el pigmento
con ese pez lanzado fuera.

En su naufragio llora.
Duele para recordar a gritos de músculo 
que está ahí, 
que es la otra mitad del mapa, 
apenas explorado.

Mi cuerpo. 
Ese actor entre los créditos,
finalista sin mención de aquel premio, 
la letra pequeña de todos los contratos. 

viernes, 9 de diciembre de 2011

La casa junto al mar (Yorgos Sefaris)

Las casas que he tenido me las quitaron. Dio la casualidad
que eran años bisiestos: guerras, desolación, exilios
Unas veces el cazador encuentra aves migratorias
otras no las encuentra: la caza
era buena en mis tiempos, a muchos les dieron los perdigones, 
los demás regresan o se vuelven locos en los refugios. 

No me hables del ruiseñor ni de la alondra
ni del diminuto aguzanieves
que dibuja números en la luz con su cola. 
No sé mucho de casas
sólo sé que tienen su linaje, nada más. 
Nuevas al principio, como bebés
que juegan en los jardines con las vetas del sol
bordan postigos de colores y puertas
brillantes sobre el día. 
Cuando acaba el arquitecto cambian
fruncen el ceño, sonríen, o incluso se enfadan
con los que quedaron, con los que se fueron
con otros que volverían si pudieran
o que murieron, ahora que se ha convertido
el mundo en un inmenso albergue. 

No sé mucho de casas, 
recuerdo sus alegrías y sus penas
alguna vez, cuando me detengo- 
                                      Incluso
alguna vez, cerca del mar, en cuartos desnudos
con una cama de hierro, sin nada mío, 
contemplando la araña de la tarde pienso
que está a punto de llegar, que lo arreglan 
con ropas blancas y negras y adornos multicolores
y en torno a él hablan quedo señoras venerables
de cabello cano y oscuros encajes, 
que alguien está a punto de venir a despedirme
o que una mujer de rizadas pestañas, estrecho talle
al volver de puertos meridionales
Esmirna Rodas Siracusa Alejandría
de civilizaciones cerradas como los cálidos postigos, 
con perfumes de frutos dorados y hierbas
sube los peldaños sin ver
a los que se durmieron debajo de la escalera. 
Sabes, las casas se enfadan con facilidad, cuando las desnudas.


miércoles, 7 de diciembre de 2011

La eutanasia de los animales

La comida es lo que me entra por la boca.
Y después, vivir.

Aplacaré un día, no más,
el grito que bloquea mi mandíbula.

Después saldrá,
sobre el peso contrafuerte de mi espalda,
reverso piel,
cuenco de órganos,
donde se disipa el peligro de mi mente
camino al pie que tropieza
- pequeño síntoma de dolor calzado -.

Para morir está la yugular, es el sitio.
El corte limpio.
Torcer el cuello, matar gallina,
escurrir la grasa del pelo,
desplumar el cráneo.

He abierto el paso a los gusanos
y no quieren comer lo que queda.
Será que hay que vivir.

Apago la luz.
Coloco todo.

jueves, 1 de diciembre de 2011

"Nunca más te felicitaré por un poema"


A Vicente Drü: 

No diré gracias 
por llenarme el espacio de palabras, 
las exactas, comprensibles. 

Yo, 
que compré libros de poesía 
y los colgué tan alto que no llegué a entender. 
Que dejé de escribir en las tres líneas de mi infancia
por miedo a la locura oculta en la pólvora de su metáfora.
Que consulté bajo mi falda
el montaje minucioso de las armas,
siempre escondiendo las ganas de matar. 

Encuentro al poeta que susurra el asesinato de los objetos, 
sin esconderlo bajo los manteles de su basura. 
Encuentro al hombre con la piedra rosetta de mis tres lenguas
al descubierto.  

No voy a sonreírle hasta sacarle el basta inmediato. 
Le hablaré en un único imperativo: 
"escribe". 

viernes, 25 de noviembre de 2011

Por fin solos

Después de alimentar el crecimiento de la ausencia
y separar la piel de tus esquejes,
los vástagos
se han hecho rama.

No será tu cuerpo el tronco que sostiene.
Acallado por el golpe azul,
por el insulto que lo encoge,
no será tu amor quien amanse el tiempo.
No será,
en el ocaso,
remanente.

Él,
compañero ante los años,
deambula su tiempo
vacío,
sin objeto.

Tú,
equilibrista de lo mínimo,
balanceas brazos desprendidos
de  amamantados brotes. 

Llega.

Un atroz silencio lo acompaña.
Basta cualquier prueba de existencia,
para recordarle la nada que os inunda.

Ante los páramos de su sofá,
el dolor azul 
se manifiesta. 

martes, 15 de noviembre de 2011

Nunca empezaré a morir en una isla desierta

                                                  Nunca plantaré un libro.
                                                  Tendré sólo la semilla del hijo;
                                                  y esta es la hoja de mi único árbol. 

jueves, 10 de noviembre de 2011

La loca

Tres hombres vibrando la madera de mis puertas
y yo vaciando mis casas,
achicando el agua de lágrimas,
desalando sábanas y huecos.

Os lleváis a la loca.
Os lleváis su falta, su carencia,
y su voluntad de olvido.
El golpe otra vez azul en su rodilla.
La apariencia desangrada.
La pérdida de sí,
desvistiendo armario tras armario.

Sus palabras son incomprensibles.
Ella repite que no quiere esconderse
entre las puntas de vuestras tijeras;
que son suyas las cicatrices, las ausencias,
que no sabe volver a la cordura.

Entre papeles
escoge las palabras para su grito,
y lo expande.


viernes, 28 de octubre de 2011

Dejar de amar es una muerte súbita

"Quisiera un puente levadizo para recorrer contigo la distancia entre dos mundos: el de la desnudez y el otro". (Lis Avein)

Un hombre se olvida 
cuando su único regalo. 

Y ningún paso lleva a su puerta, 
ninguna línea escrita habla ya del daño, 
ni de la urgencia para decir. 

Un hombre se olvida 
y cualquiera podría ser él.
Su nombre no acompaña palabras como siempre.

Y no es distinto de un cuerpo, 
y no es más que un olor, 
y no hay pérdida 
tras los duelos presenciales. 

martes, 25 de octubre de 2011

Porque teníamos el sol pidieron el agua

Podría ser el frío 
quien nos hiciera temblar. 

Podríamos llevar
las mejillas sonrojadas 
más allá de su vergüenza. 

Podríamos seguir siendo
el patio de recreo
sin soltar  las manos sudorosas.

Este país, 
como una presa gigante reteniendo sus ríos. 
Las camisas manchadas de árbol y oficina
marcan los días de extensas cárceles. 

No queremos el silencio resignado 
del futuro de nuestros niños. 

Dejaremos  las azoteas abiertas para vuestros suicidas.