sábado, 21 de agosto de 2010

La melancolía, un problema musical

"Creo que la melancolía es, en suma, un problema musical: una disonancia, un ritmo trastornado.

Mientras afuera todo sucede con un ritmo vertiginoso de cascada, adentro hay una lentitud exhausta de gota de agua cayendo de tanto en tanto. De allí que ese afuera contemplado desde el adentro melancólico resulte absurdo e irreal y constituya "la farsa que todos tenemos que representar"" (A. Pizarnik).