martes, 4 de enero de 2011

Despedidas de cangrejo

Cuando digo adiós digo nunca.
No me devuelvas palabras en retroceso.
Llevo toda la infancia y lo que me queda
descifrando hechos reversibles
porque aquí es tu allí,
ahora puede ser ayer o mañana,
tú eres un yo,
y verte venir, alejarse.
He mirado mapas y termómetros,
he aprendido un país nuevo y a saber
trasladar
mi soledad a la tuya,
sin importarnos.
He mirado lo ajeno de los otros...
Así que con la hora que es,
invierno o verano,
el calor lo pongo yo
sin mirar a nadie.