martes, 4 de enero de 2011

Traslado

Hoy me he mudado
y sigo siendo yo.
Desplazadas mis sábanas,
muebles, libros, y demás basura necesaria
sigo siendo en otro sitio.
Llenar cajas, repartir pesos...
He levantado mi vida unas cien veces (o dos)
de otros o de mi propia zancadilla reversible,
sin tapujos.
Empuja más fuerte, más hondo
el asesino conocido.
Conoce los puntos de dolor
(llamémosle acupuntura pacífica).
Hoy me he mudado y mi madre ya está instalada,
como la luz o el agua,
dispuesta a ahogar la libertad de mi nevera.
Deshace mis cajas de ropa interior
en mis horas laborables,
amontona ropa
como almacena su aburrimiento de casada desaparecida.