jueves, 4 de junio de 2009

Cuentos sin perdices

Qué migas quedan,
pequeña mujer pulgarcita,
que no sabes volver
a ser antes de él.