jueves, 25 de febrero de 2010

En la fina línea de la tragicomedia.

Qué bonito era todo cuando creía que no podía ser peor.