martes, 23 de agosto de 2011

Los muelles

Las madres deberían parir y ser abandonadas 
                                            [por sus hijos. 
Las familias deberían ser proscritas. 
Prohibidos los muelles,  
las marionetas, prohibidas. 

Prohibido el malestar, el reproche, 
la pregunta qué tal de las vecinas. 
Prohibido amamantar, 
el matrimonio y su frustración umbilical. 
Los hijos para algo, 
el amor para algo, 
el trabajo para algo. 
Prohibida la duda  de raíz, 
el agrado por encargo,  
el monedero y el futuro.
El destino con traje de chaqueta,
la ropa que encoge y que destiñe, 
la lavadora y todo lo limpio. 
Prohibida la búsqueda de techo insuficiente, 
la mesa torcida y el plato vacío, 
la última moda y la apariencia. 
Prohibido planear mientras se escucha, 
la máquina frente al trabajo, 
el trabajo frente a la vida. 

Prohibido creer que no merecemos la supervivencia. 
Pagar por hambre, 
por tener que alimentarse. 

Pido permiso a la más alta instancia que conozco, 
ausente y olvidada por el peso de los otros. 
Me pido permiso 
para vivir. 

4 comentarios:

la chica de las biscotelas dijo...

chiquilla, qué barbaridad! me ha encantado!

Montoya dijo...

y a mí. bravo!

Toño B. dijo...

Prohibido pedir perdón por vivir.
Bravo Silvia, qué fuerza.
Besos

la luna en la boca dijo...

y a mí.