domingo, 12 de julio de 2009

En el lado izquierdo, creo

Puesto el corazón
en el lado que no es
en el día que no es,
y en el hombre ni te cuento,
lo voy empujando despacio
a pataditas pataleos
al lugar donde nació,
donde le toca quedarse
sin remedio enamorado.