lunes, 9 de mayo de 2011

Me debo al insomnio, cuna de mis letras.